Madagascar designa los manglares de la bahía de Ambaro

Madagascar designa los manglares de la bahía de Ambaro

16 de octubre de 2020
Madagascar

mangroves_baie_dambaro.jpg

Microcebus sambiranensis, Mangroves de la Baie d’Ambaro

Madagascar ha designado el humedal Mangroves de la Baie d’Ambaro como su 21º Humedal de Importancia Internacional. Este “sitio Ramsar” (núm. 2438 en la Lista de Humedales de Importancia Internacional) abarca más de 54 000 hectáreas en la costa noroccidental, en el canal de Mozambique, entre la isla de Nosy Faly y Port Saint-Louis. El sitio se caracteriza por la presencia de extensos manglares donde se unen el bosque y el litoral.

La bahía es una zona importante para la biodiversidad que proporciona un hábitat y lugares de alimentación y reproducción a especies de fauna y flora amenazadas y endémicas. De sus 99 especies de aves, 44 se encuentran solo en humedales. Algunas están amenazadas, tales como el pigargo malgache (Haliaeetus vociferoides), que está En Peligro Crítico, y la garza malgache (Ardea humbloti), la garcilla malgache (Ardeola idae), la cerceta malgache (Anas bernieri) y el vanga de Van Dam (Xenopirostris damii), clasificadas como En Peligro.

Otras especies notables son los lémures amenazados Eulemur macaco, Hapalemur occidentalis y Microcebus sambiranensis, así como los peces Arius madagascariensis, Sardinella melanura y Ambassis commersoni.

Se ha documentado la presencia de siete especies de mangles, de las cuales las más abundantes son Avicennia marina y Sonneratia alba. Los manglares desempeñan un papel crucial en los medios de vida de las comunidades locales, ya que contribuyen a la pesca, la agricultura y el suministro de agua: Además, el sistema contribuye considerablemente al secuestro de carbono y protege de los impactos del cambio climático al servir de amortiguador frente a la subida del nivel del mar y los vientos fuertes y tormentas.

Las amenazas para el sitio son el desarrollo urbanístico no planificado y la conversión de las tierras para la agricultura y la construcción de viviendas, la tala y la extracción de madera, la sobrepesca y la sobreextracción de otros recursos acuáticos. Existe un plan de gestión que abarca parte de la bahía de Ambaro.