Declaración de Martha Rojas Urrego, Secretaria General de la Convención sobre los Humedales en el Día Internacional de la Diversidad Biológica

Declaración de Martha Rojas Urrego, Secretaria General de la Convención sobre los Humedales en el Día Internacional de la Diversidad Biológica

20 de mayo de 2020


A la luz de los desafíos a los que nos enfrentamos a consecuencia de la pandemia actual, existe un entendimiento común sobre la idea de que debemos lograr una colaboración y una coherencia incluso mayores en nuestro trabajo para construir un futuro sostenible. Aunque debemos centrarnos en atajar el sufrimiento humano como tarea prioritaria, también debemos asegurarnos de que los esfuerzos encaminados a la recuperación sean sostenibles y hagan frente a los riesgos futuros mediante una respuesta ambiental sólida.

La tasa de extinción de especies se está acelerando y actualmente hay un millón de especies que corren el riesgo de desaparecer por completo en solo unas décadas. Esta pérdida de biodiversidad ilustra la desaparición, la degradación y el uso insostenible sin precedentes de los ecosistemas de los que nosotros – y todos los demás organismos vivos – dependemos para sobrevivir y desarrollarnos adecuadamente. Proteger la biodiversidad en todas sus formas es ahora tan urgente como mitigar el cambio climático. Sin la biodiversidad, no se cumplirán nuestras ambiciones de un mundo más próspero y saludable.

En este contexto, la conservación de la biodiversidad es fundamental. Los ecosistemas sanos y diversos, particularmente los humedales, son el sistema que sustenta nuestra vida. El 40 % de las especies del planeta viven o se reproducen en humedales. Los humedales proporcionan nuestra agua, nos facilitan alimentos y sustentan las economías. Las turberas y los manglares son los sumideros de carbono más eficaces que existen y por lo tanto son cruciales para mitigar el cambio climático. Los humedales ofrecen soluciones sólidas en materia de salud, pobreza y desarrollo sostenible en general.

Sin embargo, sorprendentemente, los humedales están desapareciendo más rápidamente que ningún otro ecosistema. En menos de 50 años se ha perdido más del 35 % de ellos. El 25 % de las especies que dependen de los humedales continentales o interiores y el 23 % de las que dependen de los humedales costeros y marinos están amenazadas a escala mundial.

Es hora de reconocer el papel esencial que juegan los humedales para la biodiversidad y las soluciones que brindan en materia de cambio climático y desarrollo sostenible.

El año 2020 marca un hito para las acciones a favor de la biodiversidad. Nuestros esfuerzos pasados no han sido suficientes. La hoja de ruta mundial para la biodiversidad posterior a 2020 que se está negociando actualmente debe impulsar una nueva forma de pensar y acciones sin precedentes.

Los humedales deben estar en el centro de los debates, las discusiones y las acciones nacionales y mundiales sobre la biodiversidad en 2020 y en lo sucesivo.

El marco posterior a 2020 representa una oportunidad única para abordar la biodiversidad de manera colaborativa e impulsar las acciones necesarias en todos los sectores para lograr el nivel de ambición que se requiere para invertir la pérdida de naturaleza sin precedentes. Las convenciones relacionadas con la biodiversidad deben desempeñar un papel fundamental, contribuyendo al logro de objetivos y metas específicos en el marco de sus mandatos.

La Convención de Ramsar sobre los Humedales participa activamente en la elaboración de esta hoja de ruta, y su plan estratégico está totalmente en consonancia con las metas actuales sobre biodiversidad y los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Las Partes en la Convención también están trabajando para garantizar la adecuación al nuevo marco posterior a 2020.

Solo si trabajamos juntos podremos tomar las mejores decisiones, realizar los cambios adecuados en las políticas y aplicar soluciones a una escala proporcional al desafío que tenemos delante. Podemos determinar un futuro positivo para la vida en la Tierra. Solo tenemos un camino ante nosotros: trabajar unidos y no perder de vista que las personas y la naturaleza están conectadas y que nuestro bienestar y prosperidad dependen de esta armoniosa relación.